Elaborado por: Kellyn Rodríguez, psicóloga interna de Progressus.

La depresión y la ansiedad, son unas de las enfermedades con más expansión en el mundo, estos problemas de salud mental afectan tanto a niños, jóvenes y adultos; ninguna población está exenta de padecer alguna de estas enfermedades. Los pensamientos, sentimientos, emociones y estados de ánimo nos conducen ya sea a tener una vida de plenitud, a la decadencia de la calidad de vida, e incluso a la muerte.

En este blog hablaremos sobre qué es la depresión, la ansiedad, sus diferencias y además de daremos algunos tips para combatirlas.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mental muy frecuente en la sociedad; viene acompañada de sentimientos como la tristeza, perdida de apetito, perdida de interés o placer por las cosas que antes disfrutaba hacer, baja autoestima, sentimientos de culpa, trastornos alimenticios y del sueño, cansancio y también falta de concentración.

Casi todos hemos sentido alguna vez, una inmensa tristeza en nuestra vida; esto es algo natural, pero si esta tristeza o actitud depresiva continúa por mas de dos semanas, se debe buscar ayuda. Sentir tristeza es normal, estar deprimido clínicamente no lo es.

La depresión clínica no es simplemente una angustia, es también una tristeza o melancolía permanente. Nos lleva a sentirnos inútiles, sin esperanza; a veces, es posible que nos querramos dar por vencidos. La depresión clínica causa pérdida del placer en la vida diaria, tensión en el trabajo y en las relaciones, agrava condiciones médicas e incluso puede llevarle al suicidio.

Como cita Serrano, Rojas y Ruggero, “Lo que entendemos como trastorno depresivo no es sólo un síndrome depresivo sino un cuadro clínico completo con una duración determinada, con un patrón de síntomas exigibles para su diagnóstico” (Ortiz, 1997: 142).

La premisa básica de la teoría de Beck es que la depresión se caracteriza fundamentalmente por la existencia de errores cognitivos que conducen al individuo deprimido a percibir e interpretar la realidad de una manera negativa. Es decir, en términos del paradigma del procesamiento de información, la depresión se caracterizaría por un procesamiento distorsionado negativamente de la información (Ortiz, 1997:159). Las personas que están deprimidas suelen engrandecer las perspectivas negativas de su vida, y a su vez, ignoran las perspectivas o la información positiva.

Síntomas:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado emocional que está presente en todas las sociedades y culturas; es un estado que experimentan todas las personas en algún momento de su vida.

Como cita Serrano, Rojas y Ruggero «En numerosas ocasiones, se constata que estrés es la antesala de las respuestas ansiosas […] al igual que el miedo, se asocia a un estado de tensión personal ante un hecho  comprometedor o amenazador concreto; en la ansiedad se difumina el carácter particular de este hecho y el individuo deja de percibir lo exterior para instalarse en sí mismo como problema esencial» (Luengo, 2004: 74).

La ansiedad es la confirmación de la realidad, pero es una realidad personalizada “para algunos sujetos el desajuste se plantea respecto a lo novedoso; para otros se halla siempre presente, dudando y sufriendo de manera continua; finalmente, para otros el desajuste y la aparición ansiosa sólo tienen lugar ante la presencia de determinados elementos de la realidad (caso fóbico) que, de forma simbólica, parecen sintetizar esa amenaza vital de la que deben  defenderse activamente” (Luengo, 2004: 103).

La ansiedad, como el estrés, es una respuesta del organismo ante situaciones límites; que se caracteriza por una sensación de angustia leve o miedo, y la aparición de aceleración del ritmo cardíaco y la respiración, sudoración o sensación de flojedad. Sin embargo, una crisis de ansiedad suele traer consigo síntomas más fuertes similares a los de infarto, a continuación exponemos algunos síntomas de una crisis de ansiedad.

Síntomas:

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca
  • Sensación de ahogo, con respiración rápida.
  • Opresión en el pecho.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Temblores.
  • Náuseas o molestias abdominales.
  • Mareo o incluso desmayo.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.

La depresión y la ansiedad afectan considerablemente la calidad de vida de las personas que la padecen; estas presentan dificultades en su lugar de trabajo, con su rendimiento personal y su grupo social.

Diferencias entre la ansiedad y depresión.

  • La emoción que prevalece en la ansiedad es el miedo, y en la depresión la tristeza.
  • La ansiedad se manifiesta en forma de desajustes a nivel cognitivo y psicofisiológico. Sus síntomas más habituales son: dolor abdominal, cefaleas, tensión muscular, diarrea, necesidad frecuente de orinar, mareos, respiración agitada, frecuencia cardíaca irregular, sudoración, temblores, fatiga, irritabilidad y problemas de insomnio. La depresión conlleva sentimientos de culpa o baja autoestima, cambios drásticos en el apetito, falta de concentración, sensación de cansancio, trastornos del sueño.
  • La ansiedad se sostiene mayormente en el futuro, se tiene temor sobre cosas que se creen que van a suceder; aunque también se da en el presente . La depresión tiene que ver con una minusvaloración del propio paciente y una tristeza profunda en el momento presente. En esta, el futuro no tiene una gran valía. 
  • En el trastorno de ansiedad no se ve necesariamente afectada la pérdida del disfrute o placer, tal y como sucede en la depresión.

¿Puedo tener ansiedad y depresión al mismo tiempo?

La depresión y la ansiedad son dificultades diferentes, pero con frecuencia suelen manifestarse juntas. La ansiedad puede presentarse como un síntoma de la depresión mayor, también es frecuente padecer depresión que se desliga debido a un trastorno de ansiedad.

¿Qué hacer si tengo ansiedad y depresión?

Si estás padeciendo ansiedad, depresión o ambas te recomendamos que asistas donde un profesional de la salud, mientras tanto puedes realizar diferentes actividades para calmar o suavizar sus síntomas.

  • Realiza alguna actividad física.
  • Realiza meditación.
  • Intenta eliminar tus malos hábitos.
  • Cuida tu alimentación, intenta comer más frutas y verduras y aliméntate en horas regulares.
  • Intenta fijarte en lo positivo de las cosas.

Te contamos que Progressus cuenta con personal capacitado para atender y ayudar a mejorar la calidad de vida de quienes lo necesitan; para más información entra al link www.progressus.com.co  allí estaremos dispuestos a escucharte y acompañarte en el proceso de bienestar para tu salud mental.

Esperamos que este blog sea de gran ayuda y te agradecemos si lo compartes a quienes consideras que pueda servirle en su vida.

Si sientes que estás padeciendo ansiedad, depresión o ambas, te invitamos a pedir una cita con uno de nuestros profesionales expertos dando click en el siguiente botón.

Pide una cita

Fuentes:

  • Serrano C, Rojas García A, Ruggero C. (2013)  Depresión, ansiedad y rendimiento académico en estudiantes universitarios. Revista Intercontinental de Psicología y Educación, vol. 15, núm. 1. Universidad Intercontinental.
  • https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/psicologia/crisis-ansiedad.html
Abrir chat
1
Bienvenido a Progressus, estas a un paso de lograr los cambios que siempre has querido ¿En que te podemos ayudar el día de hoy?