¡Hola qué tal! Bienvenidos a este espacio de Salud Mental en el Trabajo, yo soy Saryth Valencia y estoy muy contenta de que nos acompañes en “Un minuto para mí”,  en el cual aprenderemos a mejorar nuestra calidad de vida laboral. Hoy conversaremos sobre el suicidio de un trabajador.   

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 79% de los suicidios ocurren en países de ingresos bajos y medios, siendo el continente americano una región que experimenta aumento en su tasa global de suicidios. Cada 40 segundos una persona se suicida y por cada suicidio es probable que haya 20 intentos subvalorados. Definitivamente, el suicidio es un problema de salud pública, una prioridad de índole global.

El contexto laboral no es ajeno a esta problemática: sobre el año 1991 en Japón, un trabajador se suicidó arrojándose desde un sexto piso del edificio en Tokio donde trabajaba; las primeras noticias titulaban el evento como una situación de un workaholic, o adicto al trabajo, fenómeno creciente en la década de los 90’ pero que a su vez enmascara el estigma que se le tiene a los problemas de salud mental. Finalmente, un juez determinó que el trabajador se suicidó por estar agobiado frente al exceso de trabajo acumulado por seis meses.  En 2004 la compañía France Telecom fue privatizada y una ola de 19 suicidios sacudió el país. Las personas se quitaban la vida dejando mensajes como “Mi trabajo me hace sufrir… no aguanto más” “Me suicido debido a mi trabajo en France Telecom. Esa es la única razón”. La reestructuración implicó numerosos traslados y cambios de cargos, disminuciones salariales, liderazgo rapaz y produjo una cultura organizacional denominada por sus trabajadores como la “gerencia a través del terror”. En una fábrica de smartphones en China, 10 trabajadores se quitaron la vida a causa del ritmo frenético de trabajo, la excesiva carga cognitiva del trabajo y la presión financiera para hacerse cargo de su familia; la gerencia decidió contratar cientos de psicólogos y hasta monjes budistas para hacer frente a las necesidades espirituales de los trabajadores. Recientemente, una mujer se suicidó en España tras difundirse por grupos de Whatsapp la mayoría de compañeros de trabajo, un vídeo íntimo de ella de hacía cinco años. El caso aún está en investigación y por esclarecer los vínculos laborales en la situación. 

La competencia feroz, los altos estándares de productividad y las exigencias de la gestión hacía los trabajadores han provocado múltiples retos psicosociales en el entorno organizacional como la caracterización del grupo social de trabajo, las condiciones de la tarea, jornadas de trabajo, estilos de liderazgo, comunicación y trabajo y sistemas de vigilancia epidemiológicos que monitoreen e impacten el estado de salud de los trabajadores.  Entonces me surge la pregunta de ¿Cómo medir el estado de salud emocional o mental del trabajador? 

Los trabajadores todo el tiempo nos están dando señales de alarma, indicadores frente a este estado de salud emocional tales como asumir riesgos innecesarios, abuso de alcohol o drogas, violencia intrafamiliar, sentimientos de ansiedad, depresión, apatía e incluso desde la falta de creatividad, concentración o toma de decisiones podemos comenzar a monitorear no sólo lo que sucede sino rastrear las causas de la problemática que podrán desencadenar en enfermedades laborales dependiendo del nexo causal con la organización, su intensidad, frecuencia y duración. 

Todos estamos convocados a prevenir y actuar frente a una situación de éstas. Lo primero que debemos hacer es eliminar el tabú y el estigma que se tiene culturalmente al hablar de la salud mental, como si se tratase sólo de locura o manicomios o psicofármacos. La salud mental es equiparable a la salud física, si te fracturaste una pierna vas donde el traumatólogo para que la arregle ¿Por qué no vas donde el psicólogo si el amor se fractura, o la esperanza o propósito de vida?  Hablar de estos temas puede polarizarse hacía el lado religioso y de creencias o hacía el lado del silencio y la omisión; cualquiera de las dos orillas deja en la mitad a la persona que sigue aumentando sus emociones y sensaciones de inseguridad y menor valía personal.

En el entorno organizacional, no sólo los psicólogos o áreas de gestión humana son los responsables de este tema… ¡Todos! Desde el presidente de la compañía hasta el núcleo operativo estamos en el deber moral de ser sensibles a situaciones que generan dolor intenso, desesperanza, enojo y creencias de no querer vivir, como lo pueden ser rupturas amorosas, enfermedades catastróficas, problemas familiares, crisis financieras, cambios en el trabajo; entre otras. 

¿Qué hacer? 

Estar atentos a señales como: 

  • Ganas de llorar frecuentemente
  • Palabras y emociones de desesperanza
  • Estado de ánimo variable
  • Negativismo
  • Deseo de terminar con su vida
  • Pérdida de interés en lo que siempre le interesó
  • Alteraciones de sueño y apetito
  • Aislamiento social

Una vez se identifican estas señales de alarma, activar al ruta de prevención de suicidio dentro de la empresa o en caso de no tenerla, se puede llamar a la línea 106 para recibir orientación profesional oportuna y actuar a tiempo, en la prevención. La OMS considera que el suicidio es prevenible siempre que se actúe multifactorialmente y no se normalicen conductas o palabras que tienen contenido desesperanzador. 

Entonces, es posible generar una cultura del autocuidado, no sólo físico sino también emocional y mental; es posible promover estilos de vida saludables no sólo en nutrición y ejercicios sino también en conversaciones positivas y redes de apoyo; es posible vivir tranquilo y feliz, no sólo desde la emoción instantánea desbordada sino desde nuestros pensamientos coherentes y lúcidos.  El suicidio de un trabajador se puede prevenir. 

Si quieres medir el estado de salud emocional o mental de tu organización, descarga la app Mind+ y comunícate con nosotros para iniciar no solo la medición sino también la intervención urgente y temprana de los casos priorizados.  Recuerda que este espacio es un minuto para ti, si quieres profundizar o crees que necesitas ayuda profesional recuerda que nos puedes encontrar en www.progressus.com.co para ayudarte a vivir tranquilo y feliz.  Nos vemos en el próximo podcast de “Un minuto para mí” ¡Gracias!

Pide una cita

Abrir chat
1
Bienvenido a Progressus, estas a un paso de lograr los cambios que siempre has querido ¿En que te podemos ayudar el día de hoy?