Elaborado por:Diana Vanessa Toro, psicóloga interna de Progressus.

Muchas veces te has visto atrapado por la desesperación ya que no sabes cómo manejar a tu hijo, lo que te hace pensar que es un rebelde y quiere llamar la atención pero en realidad te has preguntado ¿qué es lo que espera él de ti? pues en muchas ocasiones los hijos quieren que sus padres los pueda escuchar y comprender.

Recuerdas cuando de niño tu hijo te contaba todo lo que le ocurría en su día, y ahora de adolescente no te cuenta nada y si lo hace es con palabras esporádicas o frases sueltas, dando pie para que se genere un discusión de la cual convierte la casa en un campo de batalla.

Los invito a que no se desanimen.

 Ya que me imagino que dice mucho tengo un adolescente y no sé qué hacer, pues lo invito para que lo retome ya que  usted puede aprender hablar con su hijo como padre.

La búsqueda de independencia.

 Para que su hijo adolescente se convierta en un adulto responsable, esté debe hacer un proceso gradualmente es decir, cambiar del  asiento del pasajero al del conductor ya que debe de aprender a conducir los caminos más duros que le ponga la vida. Es cierto que existen  jóvenes que reclaman  más libertad de la que deberían tener y hay padres que conceden menos de la que pudieran, de esta manera se forma una batalla  que se inicia a raíz de la gran confusión que se da en unos como en otros pues esto hace que empiecen a ver pensamientos “Mis padres quieren controlar cada detalle de mi vida” o “Si no me dan más libertad para cuando cumpla los 18, me voy de la casa.” 

 

La capacidad de razonar las cosas. 

Regularmente cuando los niños están pequeños  suelen pensar en términos simples: es decir que es blanco o negro;en cambio  los adolescentes, cada dia van formando conceptos más complejos que los hacen razonar, a percibir las áreas grises, lo cual contribuye a que se conviertan en personas reflexivos. A continuación, se trae a correlación un ejemplo para poder identificar las diferencias de lo anterior planteado, de esta manera articular la  palabra justicia en un niño es muy simple: si su mamá parte un pan en dos partes, a él le toca una mitad y a su hermano la otra; en este caso, la justicia se reduce a una fórmula matemática.

Pero el adolescente comprende que la cosa no es tan sencilla: ser justo no siempre significa tratar a todos igual si no tener la  capacidad de razonar es lo que le va permitir enfrentarse a conceptos complejos como este y poder llegar a entenderlos, por lo tanto, solo se puede presentar un  inconveniente el cual es que el adolescente adopta la capacidad de llegar a  enfrentarse con usted, es por ello que manifiesta dentro de cualquier espacio  tengo un adolescente  y no sé qué hacer.

 

Estrategias:

Dialogue con su hijo.

Deben aprovechar  momentos en que sientan que su hijo está tranquilo ya que algunos padres han descubierto que sus hijos adolescentes, tiene una abertura más fácil mientras realizan los quehaceres de la casa o mientras van en el automóvil o en el transporte público, es decir, cuando están lado a lado y no frente a frente con ellos. 

Sea claro.

Es complicado poder razonar con su hijo hasta el punto que  todo no termine en una pelea; Diga lo que tenga que decir y deténgase ya que  cuando esté a solas su hijo “escuchará” la mayor parte del mensaje del cual le quiere trasmitir, pero eso sí, procure hacer comentario como tengo un adolescente y no sé qué hacer, porque esto podrá empeorar todo, lo mejor es que ¡dele tiempo!. 

Escúchelo para que busquen soluciones.

 Escuche con atención, sin interrumpir, a fin de que pueda apreciar lo que su hijo quiere decir y cuando le responda, traté de ser razonable. Si impone reglas demasiado rígidas, su hijo se verá tentado a desobedecerlas sin que usted se entere, ya que  “Los muchachos comienzan a vivir una doble vida: por un lado les dicen a sus padres lo que quieren oír y por el otro hacen lo que se les antoja cuando no los ven”, y es ahí donde manifiestan los padres tengo un adolescente y no sé qué hacer.

Conserve la tranquilidad. 

Estos son uno de los tantos comentarios que expresan los jóvenes “Cuando mi mamá y yo no estamos de acuerdo en algo, todo lo que digo la ofende, entonces me molesto y la conversación termina en una discusión.” En lugar de actuar  de forma exagerada, demuéstrele a su hijo que entiende sus sentimientos, es decir , en vez de expresarle: “Eso no es nada”, dígale: “Parece que te preocupa mucho este asunto”. 

Oriente a su hijo, sin hacerlo todo por él. 

La capacidad de razonar de los adolescentes es como un músculo que necesita ejercitarse. Cuando su hijo se enfrente a un problema, deje que lo resuelva, no haga el ejercicio por él; ya que pueden analizar juntos la cuestión y dele la oportunidad de encontrar soluciones por sí mismo, una vez que hayan estudiado qué opciones hay, dígale algo como: “Piénsalo un par de días y luego hablamos sobre la opción que prefieras”. 

Te contamos que Progressus cuenta con personal capacitado para atender y ayudar a mejorar la calidad de vida de quienes lo necesitan; para más información entra al link www.progressus.com.co  allí estaremos dispuestos a escucharte y acompañarte en el proceso de bienestar para tu salud mental.

Esperamos que este blog sea de gran ayuda y te agradecemos si lo compartes a quienes consideras que pueda servirle en su vida.

Si quieres contar con herramientas para poder ayudarse como familia en situaciones que sienten que no son capaces solos, te invitamos a pedir una cita con uno de nuestros profesionales expertos dando clic en el siguiente botón.

Pide una cita

Fuente:

https://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/g201301/comunicaci%C3%B3n-con-adolescentes/

 

Abrir chat
1
Bienvenido a Progressus, estas a un paso de lograr los cambios que siempre has querido ¿En que te podemos ayudar el día de hoy?