Su pareja le ha comunicado en reiteradas ocasiones que quiere el divorcio y usted empieza a sentir que ya es definitivo y que no hay marcha atrás, por que cada vez la ve más decidida, pero usted no quiere hacerlo por que aún siente amor, siente que es algo pasajero y que aún hay muchas cosas que se pueden resolver en la relación para mejorar y devolver la armonía al hogar.

Hay algo muy real, pero muy cruel en una relación de pareja, para resolver las cosas y mejorar se necesitan dos, pero para separarse solo es necesario el deseo de uno. Es necesario que reconozca que una cosa es cuando su relación tiene un problema transitorio o cuando definitivamente la relación ya no puede seguir adelante y es necesario cortar para que cada uno continúe con su vida aparte.

1) Su pareja le repite casi que a diario que no quiere continuar a su lado

No se trata solo de que tengan problemas, discusiones constantes o que las relaciones sexuales hayan disminuido casi a cero, es importante reconocer como real, que si su pareja le manifiesta en múltiples ocasiones que ya no desea continuar a su lado, le hace cuentas de como sería la separación de bienes e incluso ya le ha preguntado a sus hijos con quien se irían a vivir cuando ustedes se separen; es necesario irse haciendo a la idea que ya su pareja ha tomado una decisión, por más difícil que sea todo e incluso aunque usted todavía sienta amor y cariño por su cónyuge, el o ella ha empezado a manifestar y a visualizar una vida después del matrimonio y sin usted.

2) Usted siente que los hijos o los aspectos económicos son lo único que los ata

Si usted siente que el rol como esposo o esposa ha sido reducido a cero, que las relaciones sexuales son solo un «compromiso» y no parte de un deseo y que los únicos planes son los familiares, es por que su pareja siente que aunque quiere separarse los hijos o la dependencia económica de su pareja hacia usted son el último eslabón que aún no los deja tomar la decisión. En muchas ocasiones los problemas de pareja rebasan la capacidad de tolerancia y por no consultar asesoría profesional a tiempo, las dificultades crecen a un punto intolerable de no retorno que hacen que el amor y el deseo de continuar juntos para «toda la vida» cambie, sin embargo a pesar de sentir que la decisión está prácticamente tomada, los hijos y lo monetario se vuelven un impedimiento para materializarla, su cónyuge puede tener ideas muy fuertes sobre la importancia de la familia, de que los hijos crezcan al lado de sus padres o vivir muy cómodamente con lo que usted le ofrece o con lo que con esfuerzo han conseguido juntos, haciendo que por ello se dilate la decisión, muchas veces usted consciente de eso y usa el argumento de la unión familiar y de los planes financieros para tratar de persuadir a su pareja del divorcio, pero si usted siente que está es la única razón por la cual su pareja sigue a su lado, es por que el o ella ya no tiene intención de continuar a su lado.

3) Usted no quiere dejar que su pareja se vaya y utiliza miles de argumentos a diario para ello

Constantemente en su rutina diaria, usted debe repetir miles de razones por las que deben continuar juntos como esposos, tanto al punto que si no las repite siente un riesgo inminente de que su pareja le abandone en cualquier momento, esto es una gran carga para usted y empieza a sentir muy pesado la responsabilidad de preservar la unión familiar con ideas artificiales de las que usted ya es consciente, carecen de solidez para continuar con el matrimonio.

4) Usted tiene la certeza o sospecha que su pareja tiene otra relación sentimental 

Si usted tiene claro o sospecha que su pareja encontró a otra persona con la que quiere pasar su tiempo y compartir su vida, es una señal más que clara que no se trata solo de una simple infidelidad, sino que el cariño y amor que sentía por usted ya no existe y ahora hay alguien más con quien desea estar.

5) Su pareja siente lastima o sentimientos de culpa por cortar la relación

Nunca se espera que el fin de un matrimonio sea el divorcio, pues al casarse la ilusión es continuar la relación hasta el final de sus vidas, sin embargo cuando está promesa se rompe, sobretodo por decisión de uno de los miembros de la relación, se puede llegar a sentir culpa o remordimiento por ser la persona que este poniendo fin a la relación, si este es el sentimiento que hace que su pareja continúe a su lado y no se separe, a largo plazo el único perjudicado será usted y su autoestima al sentir que el o ella no están por un sentimiento genuino de deseo sino por remordimiento.

Efectivamente no es fácil separarse de la persona que se eligió como compañero permanente de vida, no obstante usted debe empezar a hacer consciencia de que quizás algunos problemas que su relación empezó a manifestar muchos años atrás, no fueron tenidos en cuenta y crecieron al punto de hacerse insostenibles, decir adiós no es fácil, pero la terapia de pareja también puede ayudarle a sobrellevar ese proceso, pues también es una herramienta para terminar la relación de la forma más sana posible y ayudarle a asimilar está nueva etapa de su vida, en la que ya no estará con esa persona que usted tanto ama, si usted está pasando por está situación de click en el botón y solicite una cita ahora mismo.

Abrir chat
1
Bienvenido a Progressus, estas a un paso de lograr los cambios que siempre has querido ¿En que te podemos ayudar el día de hoy?